Scroll Top

La redensificación cutánea

La redensificación cutánea se trata de un proceso por el cual la piel recupera su densidad y mejora su calidad regenerándose a sí misma gracias al estímulo de un producto dermo-estructurante que se inyecta superficialmente. Hablemos de este tratamiento para entenderlo mejor 😉

¿Qué es la densidad cutánea?

Cuando se habla de densidad cutánea, se hace referencia al grosor de la piel aportado por las fibras de colágeno y elastina que dan estructura y elasticidad a nuestra piel. La densidad va ligada a la firmeza.

Si la piel tiene una buena densidad estará firme, si por el contrario su densidad está disminuida, la firmeza también lo estará.

Hidratación vs redensificación cutánea

Hay que diferenciar la redensificación cutánea de la hidratación facial. Redensificar una piel es dar un paso más allá de la hidratación, es aportar a la piel otras acciones adicionales como la regeneración y reestructuración. Redensificar supone dos procesos importantes: hidratación más nutrición de nuestra piel.

La hidratación nos la aportan tratamientos con vitaminas y en cambio, la redensificación cutánea se consigue con un producto dermo-estructurante que combina un ácido hialurónico avanzado (un art filler) con un complejo revitalizante que no solo contiene vitaminas sino también aminoácidos, minerales y antioxidantes. El proceso de redensificación se conoce con el nombre de Bionutrilift.

Por tanto, la redensificación cutánea consiste en proporcionar a esas células que han disminuido su capacidad de síntesis de colágeno y elastina, los nutrientes necesarios para volver a sintetizarlos de nuevo y devolver la tonicidad y el aspecto terso a nuestro rostro.

Es a partir de los 35 años cuando comienza ese proceso de pérdida de éstas proteínas de sostén, colágeno y elastina, y es por tanto a partir de esa edad cuando ya se puede empezar con los tratamientos de redensificación con un fin preventivo.

¿para quién está indicada la redensificación cutánea?

La redensificación cutánea está indicada para todas aquellas personas que deseen un cambio progresivo en su piel mejorando su textura, su tonicidad, su firmeza, las arrugas finas… y en definitiva la calidad de su piel.

Hay que saber que no se trata de un tratamiento “bendito, ni mágico” si no de un tratamiento que requiere de una continuidad y para el cual es necesario entre 3 y 5 sesiones separadas cada 15 días para obtener los resultados.

En definitiva, redensificar es cuidar y mantener la calidad de nuestra piel, es prevenir que decaiga esa cualidad de firmeza.
Es mejorar el estado de salud de nuestra piel: No hay belleza sin salud en la piel.

Si quieres saber cómo está el estado de tu piel y ver si eres candidato a este tratamiento, puedes pedirnos una cita de evaluación y la doctora te realizará un diagnóstico totalmente gratuito.

Dejar un comentario

5 × 4 =